He dejado de buscar el amor y es lo mejor que he hecho en mi vida

Mensajes para un 27343

Al acabar nuestra cita de agosto deJustin me acompañó al coche, donde, nervioso, me dio un beso. Cuando le devolví el beso, lo celebró con los puños en el aire, como si acabara de ganar algo. Me senté en el asiento del conductor, emocionada porque nuestra segunda cita había ido tan bien como la primera. Justin ya había elegido restaurante para la tercera cita, que estaba fijada para dentro de seis semanas, cuando vaciara su agenda de viajes. Durante los siguientes días, me movía con ligereza y alegría, convencida de que sentía la combinación adecuada de emoción y certidumbre que se supone que hay que sentir después de quedar con quien podría ser el elegido. Solamente tenía que esperar hasta octubre. Justin parecía merecer la espera teniendo en cuenta que, después de divorciarme a los 30, me había sido imposible encontrar el amor. Ya había tenido un marido cuando era veinteañera y, pese a que el matrimonio había sido una experiencia enriquecedora, podía vivir sin ello.

La pintada vista en un barrio de Madrid sobre Ayuso: envía un claro mensaje

El pasado mes de julio adaptó esta carta y la publicó en su blog de la edición de Québec de The Huffington Post. Ese libro suma desde entonces Sigue leyendo después del texto original. Quiero estar soltera, pero contigo Quiero estar soltera contigo. Quiero que vayas a tomarte una cerveza con tus amigos, para que al día siguiente tengas goma y me pidas que vaya a verte porque te apetece tenerme entre tus brazos y que nos acurruquemos. Quiero que hablemos en la yacija por la mañana de todo tipo de cosas, pero algunas veces por la tarde; quiero que cada individuo haga lo que quiera durante el día. Quiero que me hables sobre las noches que sales con tus amigos. Que me digas que había una chica en el bar que te ponía ojitos.

106107108109110
Back To Top
×Close search
Search